BLOG

BLOG

26 mayo, 2020

¿NOS QUITARÁ EL EMPLEO LA AUTOMATIZACIÓN DE PROCESOS?

Muchas personas tienen la duda de si perderán su empleo a causa de los grandes avances de la automatización de procesos. En mi opinión, el trabajo va a pasar por una gran transformación que hará que muchos cargos pasen a ser obsoletos. Pero soy optimista, no veo un futuro tan malo como otros, es más, creo que podría ser muy bueno si sabemos manejarlo.

No es la primera vez que una invención o avance tecnológico produce decrecimiento en el empleo, incluso podríamos decir que ha sido una constante a lo largo de la historia. Desde siempre el hombre ha estado generando ideas para hacer que el trabajo sea más sencillo, eficiente y de mejor calidad.

Un ejemplo para ponernos en contexto: hace muchos años, si uno de nuestros antepasados necesitaba cavar un hueco, lo hacía solo con sus manos. Si ese hueco debía ser grande y estar listo en corto tiempo, requería muchas personas para lograrlo. Poco tiempo después, un adelantado a su época analizó la situación, vio el desgaste humano e ideó la pala. De repente se necesitaban menos personas para alcanzar la tarea en el mismo o menos tiempo.

Más adelante, otro ingenioso sintió que la tarea de cavar un huevo con pala era costosa porque requería muchas personas y tiempo, y el tiempo empezaba a valer oro. Entonces inventó la excavadora. Ahora la misma tarea se hacía con una sola persona y en una fracción de tiempo.

¿Qué pasó entonces con lo hombres que cavaban a mano y luego con pala?

Seguramente estuvieron desubicados un tiempo, pero luego adaptaron sus habilidades para acceder a nuevos puestos de trabajo en los que requerían utilizar más su inteligencia. Reparar la excavadora, por ejemplo.

Así ha sido siempre y con la automatización de procesos no va a ser diferente. Lo importante es estar preparados para que el periodo de adaptación sea lo más corto posible y esto se logra encontrando los espacios en donde nuestro ingenio sigue siendo superior y preparándonos intelectualmente para ocupar esos espacios que van a demandar más conocimiento.

Soy optimista porque me pregunto: ¿por qué siendo seres tan hábiles deberíamos sentirnos felices o cómodos yendo todos los días a la oficina a ejecutar la misma actividad una y otra vez de manera mecánica? ¿no deberíamos preferir tareas que reten nuestro ingenio y exploten nuestras capacidades intelectuales?

Si la respuesta a la segunda pregunta es sí, podemos estar tranquilos porque eso nos ubica en el grupo que va a encontrar nuevas formas de participar activamente en la vida productiva junto a las automatizaciones, robots o lo que falta por venir.

Sergio Estupiñan
Gerente

Volver